18 agosto, 2014

Luces y sombras

Escribir es algo así como ser tú en gran medida,rodeado de letras,como un niño ante un puzzle,buscando la correcta y encajando cada pieza en su sitio,cada palabra en su rincón.
Como si no hubiese piezas que colocar ni lugar ni puzzle ,uno se puede perder en un mar de desvaríos emocionales donde cada pieza es a su vez un mundo que evoluciona.
Cambias de enfoque, cambian las piezas y cambias un tablero.

Cada puzzle de esta vida,cada pieza que ha conformado mi pequeña vida me ha servido para darme cuenta que más que amor,odio o rencor tengo acumulado sentimientos.Un pequeño sentimiento natural hacia el mundo,hacia la naturaleza,hacia la personas,que no es otro que paz.Busco una paz que encuentro y hallo de muchas formas y diversidades,pero nunca la mantengo.Una paz libre y tranquila,inquieta a veces,que juega conmigo al escondite.

Buscarla es tan emocionante que empiezo a creer que la escondo a posta; que la dejo huir atada a un hilo para volver a encontrarla. Y dejarla ir,como dejo ir al pequeño pez que capturo en una noche de verano al sentir que es pequeño,que está asustado,que tienen miedo.

Ese miedo que tengo al mira al mar y sentirme lo más insignificante del mundo,que allí, a pocos metros del oleaje tengo miedo a vivir. Porque siento,y siento un terrible miedo a morir. O a vivir eternamente.

Como si no hubiese nada más en esta vida que un atardecer con una luna que me sonríe,con una brisa que empapa felicidad,dejo de ser yo, para ser paz. Tranquilidad.

Horas a la intemperie como esperando ese amor en la estación,dejando de ser tú para ser ella. Ella,mi gran amor; amor de verano,de invierno y primavera. Amor porque no encuentro otra palabra. Amor a secas,como un amor de caducidad,que termina,pero nunca empieza.
Porque empieza a terminar cuando aún no ha empezado.Porque valen más las palabras que las letras,como vale más una sonrisa que un gesto.

Te busco y no te encuentro,huidiza felicidad. Te busco a ti y a miles. Te asomas en rendijas de recuerdos caminando por la playa,siendo libre,mirando al sol;como si no quemase,como si al mirarme no me derritieses por dentro. Estás en aquella noche,en aquella calle.
Estás,pero en mi mente,y me vuelves loco.

Me vuelves inestable con cada aparición,te cuelas en cada minuto de mi vida,esperando algo que no quiero. Esperas algo de mi que no es posible. Espero a tu marcha y tú esperas mi dolor. Esperamos y ambos perecemos.

Somos como un dúo de aventureros esperando a la muerte para alimentarnos.
Somos tú y yo pero no somos dos,porque tú y yo,ya no somos dos.
Tu reflejo en cada espejo.

Ni palabras bonitas ni de amor ni de odio ni de desesperación,porque todo ocurre en un vacío literal,donde la imagen de un niño jugando a colocar pieza sucede en ninguna parte,sucede en un espacio donde el niño,nunca deja de serlo, siéndolo toda su vida,al sentir sin recordar.

Si te acercas puedes ver las lágrimas de su dolor,toda una vida bajo su piel y un único recuerdo,nada,un niño en ninguna parte, sin nadie que lo escuche,llora por las noches,al recordar, que, mañana,tendrá piezas nuevas, que sin sitio ni lugar donde colocarlas,se acerca al vacío,pues nunca, se pisa, donde se construye,
No en este universo,de locura,perversión y mentes inquietas donde la locura no es más que la normalidad que poseemos por inercia propia.

Eres como esa intensidad que refleja mis sentimientos al ritmo de compases establecidos,a mi,sin gustarme el orden,eres el perfecto caos de mi vida,fuiste,o eres,no lo sé. Sé que eres parte de mi,porque no te olvido,te tengo a ti guardada en cada recuerdo de esos ojos inertes que contenían tu  dulce perfume.

Parte de mi murió cuando dejé de respirar tu amarga piel,cuando al levantarme la cama vacía era una metáfora de mi vida,cuando al despertar no me dabas los buenos días.
Ni las noches,ni nada.Porque se perdió.

Se perdió todo de un día para otro como quien pierde la vida en un segundo,algo tan hermoso que no deja de sorprenderme, de llorar.
Paz,tranquilidad,tu sonrisa de postal era todo lo que necesitaba en esta vida.
Te quise porque no había nada mejor que podía darte.
Te quise como el capitán quiere a su barco,como te querría tu esposo.

Te quise y tal. Te quise desde las más sencillas letras a mis últimas palabras,te quise y no lo mostré,como errores de naturaleza,errores humanos,tú,ninguno.Yo,miles.

El café está tan frío como siempre. Espero, no te importe.

Como perderte en un mundo submarino,como perderte entre el mundo de los sueños.
Busco perderme para encontrarte.

Te veo,aunque no lo creas. Te veo en cada esquina,en cada pareja que se da de la mano,en cada anuncio de tu ropa,en cada uno de los símbolos de comunicación, te veo.

Tú te escondes,pero me ves.

Y te preguntarás que qué es todo esto tan desordenado.
Ya me gustaría explicártelo,pero sería algo similar a comparar tu cuarto la primera vez que entré o tu corazón la última vez que salí.

Creo que por hoy ya es suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que comentas, haces feliz a un gatito :3