22 enero, 2012

Agonía de rutina

Estando tú a mi lado, no me dí cuenta de nada.
O quizás,no lo quise ver.
Esas frías mañanas de invierno,
donde la calidez es fruto de un abrazo,
de una caricia,un beso fugaz.

Y del tiempo,hablando de él como si se pudiese contar.
Más bien lo sentimos,nos damos cuenta de que sucede,
pero nunca, cuando acaba.

Nunca me dí cuenta,o quizás,no lo quise ver.

Que una fría mañana de invierno,mis manos,frías,
no buscaron compañía,ninguna,ni siquiera, en las tuyas.
Y eso,es lo que más me entristece.

2 comentarios:

  1. Sobre tu texto no puedo decirte nada porque me encuentro en un momento delicado...pero lo que sí puedo es...

    Sonríe a la de 3.

    1..2..2,5..2,7..2,8..3!!!!!mmmmmmmuack!

    ResponderEliminar
  2. Un sentimiento muerto da pena. Pero yo creo que los sentimientos no se crean ni se destruyen, solo se transforman.

    ResponderEliminar

Cada vez que comentas, haces feliz a un gatito :3